EMPEZAR un DOMINGO

Duermo plácidamente pero escucho unos ruidos.
Me despierto sobre las 7’20, pero compruebo que mi hija pequeña lo ha hecho antes para dejarme preparado el desayuno.
 
Entonces mi memoria recupera la charla de la cena de ayer por la noche, cuando me preguntó:  «Papa, a qué hora te despiertas los domingos?».
 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s